Realidad Aumentada: tecnología más allá de lo real

Por Manuel José Mejía Sierra

Lee más en de mis escritos en manueljosemejia.wordpress.com

Los avances tecnológicos han abierto de una manera acelerada el espectro de posibilidades frente al modo de ver el mundo e interactuar con él. A menudo resulta ser tan imprevisible y casi repentino, por lo que llega a ocurrir un cambio revolucionario en la tecnología aquí o allá, que el exceso de información nos ha hecho desconocer o pasar por alto en gran medida muchos de estos cambios.

La Realidad Aumentada, por ejemplo, ha tenido desde su origen el reto de ajustarse por caminos de progreso y transformación, de responder al objetivo de combinar el entorno real con los objetos virtuales, sumando información textual, visual, auditiva o sensorial como capas obligatorias para comunicar mensajes y experiencias con mayor calidad interactiva. Sin embargo, aunque hasta el momento este campo no deja de sorprendernos y se buscan desarrollos que mejoren la unión entre lo virtual y lo real, este no es el único desafío que deben afrontar los creadores de nuevos sistemas y tecnologías digitales.

La Realidad Aumentada tiene la necesidad imperiosa de ser usada como herramienta para la construcción de conocimiento. Por lo anterior, en un artículo investigativo realizado por David Ruiz Torres, licenciado en Historia del Arte e Historia de la Universidad de Granada, para la Revista Icono 14, sobre Realidad Aumentada en contraste la capacidad que tiene para asumir nuevas formas con su aplicación educacional, se destaca que esta herramienta en espacios museísticos ofrece “recursos de un alto grado pedagógico que ayudan a que la obra “hable” al visitante, y en definitiva ofrezca un mayor contenido. El atractivo de la aplicación, permite a los usuarios interactuar con la obra de una forma sencilla en la que prima el valor didáctico”.

OJO

Conozca más de Realidad Aumentada en http://bit.ly/1MeLSHt

El uso que se le da a esta tecnología facilita la motivación del estudiante y su protagonismo ante los métodos de enseñanza. Así mismo, propone un aprendizaje más directo que va generando nuevos contenidos a partir de los elementos interactivos que emplea, favoreciendo la estimulación productiva y competitiva de los alumnos.

Frente a los logros que puede alcanzar, Natalia Álvarez, experta en Realidad Aumentada de la universidad EAFIT, nos ayuda a entender cómo evoluciona este concepto relativamente reciente.

“Primero está la idea de aumentar el mundo con cosas virtuales, luego vienen las limitaciones técnicas, las gafas y cascos incomodos, ahora vamos llegando a dispositivos livianos, menos obstructivos, esto permite que gente con perfiles más creativos y humanistas se acerque al concepto y empiece a encontrarle usos que van más allá de la tecnología y la novedad”, dice.

Además, esta idea apunta a miradas que también coordinan conocimientos con la ciencia y la salud y que para los tiempos venideros pueden servir a estas ramas del conocimiento.

“Su futuro está estrechamente ligado a los avances en visión por computador, inteligencia artificial, sistemas de proyección, capacidad de computo de dispositivos con independencia energética y neurociencia. Uno de los usos que más tendrán auge serán todos los que ayuden a la memoria humana, este es uno de nuestros recursos limitados”, agrega Natalia.